03 mayo 2006

ACCION PARA UN ARBOL

Un árbol, como tantos otros, en un bosque, en medio del monte.

Creció en forma sinuosa, buscando la luz, haciendose un lugar.

En algun tiempo sufrió una herida que él mismo reparó y quedó en su corteza una importante marca.

Me parecio tan humano que decidi hacer un lugar en torno a este árbol, un aromo, crecido en el monte, cercano al arroyo.

En el otoño realizé una acción.

Recogí hojas de álamo recien caídas, aún frescas, amarillas, las ubique primeramente sobre la tierra.

Luego fui cubriendo ese tajo, esa herida, con las hojas recogidas.

Al finalizar, me senté frente a él.

Este aromo me enseñaba su fragilidad, nuestra fragilidad, su vitalidad y la posibilidad de adaptarnos a pesar de las heridas...

1 comentario:

Edgardo Madanes dijo...

Gracias por enviarme esta acción tan poetica y tan sensible como es todo tu proyecto "archivo vivo"
te cuento que ya lo hable con la catedra y estamos muy entusiasmados.
necesitamos unas semanas para poner en marcha las clases y te vamos a presentar un anteproyecto .
te envio un beso
edgardo